viernes, 25 de agosto de 2017

Ahora lo sé.

Y sé que te perdí por tonta:
Que nunca supe lo que realmente tenía entre las manos.
Que no fui valiente en admitir mis errores, y en perdonar los tuyos.
Que no fui lo suficientemente sincera al decirte que te quería con toda mi alma, que no tenía credibilidad, que no lo supiste.
Que tantas noches y días; horas, minutos, y segundos; todos los que hemos pasado sí contaba, mucho.
Por no saber valorarte, valorarme y sobretodo, valorarnos, a nosotros: tu y yo, y no otros, me quedé esperando algo que no iba a pasar, porque ya había pasado.

jueves, 17 de agosto de 2017

Pero no.

Puede que la veas sonreír, que nunca tenga una palabra fea en la boca. Que ría con cada tontería que escuche y que comparta frases bonitas en todas partes. Que irradie alegría y buen rollo allá donde vaya... Pero deberías ver que lo único que intenta es no dejar salir todo lo que lleva dentro.

domingo, 9 de julio de 2017

Next page.

Los libros tienen las páginas que tienen, ni una más ni una menos.
A veces hay segundas partes, e incluso terceras... pero nunca los otros son como el primero. Esa intensidad con la que lees las primeras líneas, esa pasión que te impide dejar de leer...
En ocasiones he leído la misma página una y otra vez, quizás por miedo a que la siguiente no fuera tan emocionante y me decepcionara, pero también he aprendido que si no sigues leyendo, puede que te pierdas el resto de la historia tan sólo por querer conservar algo que en ese momento está bien para ti.
Next page.

martes, 13 de junio de 2017

Vueltas de la vida

Hace poco he aprendido que las corazas son eso: corazas.
No todo lo que se ve por fuera es lo que realmente llevamos por dentro, que el típico refrán de abuela que decía "...nunca debes juzgar el libro por las tapas..." ha dado en el clavo, que puedes estar dejando pasar la historia más increíble del mundo por no dar una oportunidad...
Y eso eres tú, La Historia más espectacular que he leído jamás, y mira que yo no soy de leer...
Pero contigo...contigo fue diferente, y cada día que pasa siento que no puedo dejar de pasar hojas, seguir descubriendo personajes, de verte en todas tus batallas, en las buenas y en las malas, en tus momentos más alegres, y también en los tristes; de apoyarte en todas tus decisiones, porque sé que son las acertadas, y al seguir avanzando me doy cuenta de que tenía razón, que tenías razón y seguimos adelante, con tu historia, que ahora también es la mía: nuestra historia...
Y, ¿Sabes una cosa? Nunca me cansaré de leer, de leerte.

domingo, 30 de abril de 2017

Perdón.

Perdón por esto, pero no puedo más. Sabes que no se me dan bien estas cosas, pero puedo solucionarlo escribiendo… siempre puedo solucionarlo escribiendo, al menos eso creía. Tengo que ocuparme de aprender, lo sé, lo intento y creo que estoy mejorando.
Pero de momento tengo esto, que, aunque no cambie nada me deja sacar lo que llevo dentro y que me está matando cada día un poco más.
Sé que igual no te crees ni la mitad de lo que te escriba, porque fui yo la estúpida que decidió cargárselo todo, pero te puedo asegurar que nunca he sido tan sincera como ahora mismo. Nunca.
Sé que no me voy a rendir, que tú luchaste por mí y yo tengo que estar a tu altura, aunque a veces haya demostrado que no lo estoy, y todas esas personas que me dijeron que no me llegabas ni a la suela de los zapatos igual se equivocaban y era yo quien no se merecía tu lucha por mí; pero igualmente no me voy a rendir, porque a mí me enseñaron a luchar por lo que quería, siempre, hasta conseguirlo...

sábado, 22 de abril de 2017

Y llamarlo siempre “hogar”.

Prometo ayudarte a amar la vida, abrazarte siempre con ternura y tener la paciencia que el amor exige . Hablar cuando hagan falta palabras y compartir el silencio cuando no . Consentir disentir respecto al pastel de terciopelo rojo , vivir al abrigo de tu corazón y llamarlo siempre hogar .

viernes, 21 de abril de 2017

Siempre se me dió mejor...

Siempre se me dió mejor escribir.
Nunca fui capaz de encontrar las palabras, y mucho menos el coraje para hacerle frente a hacerme oír,  a sentir en abierto, a demostrar todo lo que llevo dentro...
Pero nunca me había dolido nada tanto como lo estás haciendo .

sábado, 25 de junio de 2016

Pues eso...

Quizás no encuentre las palabras exactas para explicarte todo esto, no suelo encontrarlas, la verdad. 
"¿Te acuerdas de aquella vez que yo estaba hecha un asco, que sólo quería irme a la cama y no despertar hasta que no hubiera pasado todo? Pues allí estabas tú, agarrándome de la mano, abrazándome, secándome todas las lágrimas que ya no cabían por mis mejillas... ¿Y te acuerdas de aquella vez que tropecé, me caí, y apenas tenía fuerzas para levantarme? Pues allí estabas tú, tirando de mí y dejando que me apoyara en ti para que pudiera volver a caminar. ¿Y aquella vez que yo era un puñado de nervios a la puerta de esa clase en la que se decidía gran parte de mi futuro, y no podía dejar de temblar, y de pensar que no era lo suficientemente buena como para estar allí delante? Curiosamente, estabas tú, recordándome que si había llegado hasta donde estaba, era por algo y que toda la confianza que yo no tenía en mí misma, ya la ponías tú... ¿Y te acuerdas de todas las noches que he pasado agobiada, porque la situación me comía, porque no era lo tan fuerte como para poder con todo lo que me estaba pasando, que detrás de un golpe iba otro y otro, y otro...? Recuerdo que todas esas noches me abrazaste, mucho más que de costumbre... pues eso".

domingo, 27 de marzo de 2016

Complicated.

+Yo antes tenía una vida.
-¿Y ahora qué tienes?
+Ahora tengo dos: una en la que te tengo conmigo, lo que siempre he querido, pese a todos los errores cometidos. Una en la que, por un momento, horas, incluso minutos, se para todo y empiezo a ser yo, y noto que tú eres tú, sin escondernos, con nuestras virtudes y defectos. La otra es como la vida perfecta o lo que debería ser, pero sin serlo; aquella en la que finjo ser fuerte, que todo se ha pasado, que la herida ya no sangra y que puedo con todo lo que venga, pero realmente me refugio en la anterior cuando todo lo de ésta se me derrumba, que es habitualmente, porque como te he dicho antes, no es más que maldita ficción...

Por creer.

"Y el valor te hará fuerte, y conseguirás todo lo que te propongas, sin tirones, sin caídas, sin casi sudor en la frente. Mirarás atrás y verás todo el camino recorrido, te sentirás orgullosa, y nos harás sentir orgullosos a todos los que te rodeamos: porque eres fuerte, más fuerte de lo que piensas, y puedes seguir adelante pese a cualquier escalón que haya en tu camino mi niña".

viernes, 16 de octubre de 2015

El claro ejemplo.

Eres el claro ejemplo de que sólo porque algo se repita hoy y mañana no quiere decir que vaya a hacerlo pasado. La demostración de que eso que quieres hay que cuidarlo día tras día, el ejemplo de miedo a perder aquello que te completa... tú.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Wherever we are.

Tendemos a pensar que formamos la mitad de algo, y que, algún día, si todo va bien en nuestras vidas, encontraremos aquella otra mitad que nació especialmente para completar la nuestra y nosotros la suya.
Más bien podríamos decir que nuestra vida es como puzzle; uno de esos con miles de piezas, de las cuales la mayoría son aparentemente iguales, pero que cuando intentas ponerlas en uno de esos huecos que rellena parte de tu dibujo final sólo una entra a la perfección en él, incluso probando el resto cientos de veces, el sitio es de esa. Hay piezas que colocamos primero, y que están ahí desde el principio, otras que van surgiendo con el tiempo y otras que se quedan rezagadas alrededor esperando ser colocadas, tal vez en ese sitio importante, simplemente siendo una más, o incluso tener el honor de ser la que cierre la obra. Lo que sí está claro es que todas tienen que ser colocadas para finalizar aquello que somos, aquello de lo que estamos hechos.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Closer.

Verte y sonreir, 
esa forma de conectar tan especial, 
por quererte siempre sentir,
porque no le pido a la vida nada más.

martes, 15 de septiembre de 2015

Vosotros.

Entonces te giras, te acercas, y le sientes; está ahí, no se ha ido. 
Buscas su mano entre las sábanas, quizá por miedo o simplemente por necesidad, como si de respirar se tratase. 
Tú, él: vosotros...

martes, 8 de septiembre de 2015

Siguiente página.

Y tenía que haberme dado cuenta, abrir los ojos y ver que, me estaba dejando la vida en intentar conseguir algo que ya había salido de mi alcance hacía bastante tiempo. Que eras un espejismo, que ya no estabas tú, que te habías convertido en otra persona, irreconocible, que lo que yo quería se había ido para siempre. Que dejarme el aliento ya era inútil. Que se acabó.

Punto final.


He llegado a la conclusión de que el tiempo siempre acaba pillándote, por mucha ventaja que le cojas, por mucha prisa que te des, aunque corras como nadie y seas pura rapidez; cuando llega el momento, siempre te quedan mil cosas por hacer, por decir, por solucionar...
He de admitir que me hubiera gustado ser un poco más rápida, pararme menos y seguir más. No mirar tanto atrás porque en realidad no merecía la pena. 
Ser un poco menos rencorosa y algo más calmada, y paciente, sobre todo paciente. 
Me hubiera gustado decirte te quiero unas mil veces más, y haber discutido y al instante girarme para abrazarte y comprobar si te habías enfadado. 
Y hablarte más y pelearnos menos; te habría contado tantas cosas, y al final me las he quedado todas conmigo...

domingo, 23 de agosto de 2015

...

“No era la más guapa, ni la que mejor cuerpo tenía. Era lista, e inteligente, pero no la que más. Tenía un corazón enorme, y aún así no era el más grande. Tenía sus más y sus menos, como todos. Y hasta sus ojos, que eran preciosos, no eran los más bonitos que he visto. Y su risa, su puta risa, con esa sonrisa de dientes grandes, y perfectos, no era la mejor que había conocido.

No fuimos mucho, no llegamos a serlo. Pero aún pongo su imagen cada vez que pienso en quién era. Y era mi chica” - RPJ

miércoles, 1 de julio de 2015

De pedacitos de ti.

De pedacitos de ti, 
de tu voz, 
de tu andar, 
de cada despertar, 
del reír, 
del caminar, 
de los susurros de Abril...

Las pequeñas cosas.

Son las pequeñas cosas, esas que ni si quiera se ven, las que hacen que la monotonía de cada día, lo que nos une a todos por igual, se distinga y convierta en algo especial.

domingo, 31 de mayo de 2015